Logotipo SpiffMagazine
Logotipo Spiff Magazine
Marylin Monroe flight jacket
6 marzo 2021
Autor: Spiff
¡A volar! Capítulo 2

Como decíamos en el capítulo anterior -si no lo has leído a qué esperas-, la historia ha definido en numerosas ocasiones a algunas de las anteriores cazadoras, la A-1, la A-2, la G-1, como bombers, cazadoras que usaban los pilotos americanos para “bombardear” enemigos vaya. Error, craso error.

Durante esta última época gobernada por A-2 y G-1, los pilotos encargados de esta sanguinaria tarea, usaban otro tipo de chaqueta. Para ser exactos la B3. Y es que cuando uno se pone a bombardear lo debe de hacer a gran altura, claro, y las chaquetillas anteriores no estaban del todo equipadas para hacerlo. Ahí había que tirar de borreguito como poco y para ello usaban las B3.

Estas nuevas chaquetas, mucho más neandertales que las otras, calor daban. Una voluminosa piel de oveja externa se acompañaba de un forro interior también a base de piel ovina resistente que mantenía a los mozos calientes a altitudes de 25000 pies.

Si bien su funcionalidad y durabilidad era adecuada y mucho mejor, su aspecto era mucho más rudo, basto y por ende menos elegante que el de las otras tres. El cuello quedaba cerrado con dos correas de piel y la pretina de las anteriores desaparecía.

Ralph Lauren B3 jacket

Ralph Lauren con chaqueta B3

Lo de llevar una oveja encima no terminaba de convencer y por eso nació la prima de la B3, la B6. Una chaqueta con muchas similitudes a su antecesora, pero algo más estrechita y menos pesada ideal para cabinas ligeramente más cálidas de ya entrados los años 40. Eso y una correa al cuello en vez de dos, serían las diferencias entre la prima mayor y la pequeña. Por cierto, la pequeña sería la B6 por eso de nacer más tarde y por ser, valga la redundancia, más pequeña.

Llegados a este punto, hagamos un paréntesis. No es que nos vayamos a tomar un sándwich, no, es que la siguiente chaqueta rompe los estándares de chaquetas que tenemos preestablecidos. Esto sería más una parka. Es una parka en toda regla vaya. La parka B-7 nació como algo excepcional para un periodo muy corto, del 41 al 43. Una especie de B-3 más larga con capucha de coyote. El objetivo, el de que los pilotos no murieran de frío sobrevolando el cielo de Alaska. No sabemos si lo consiguieron o no, pero tenemos claro que como sustitutivo de calefacción pueden valer estas chaquetas. Se dejó de producir por suponemos no dejar el mundo sin ovejas y coyotes y por su alto coste de producción. Baratas no eran. Podemos encontrar alguna reproducción en Cockpit por unos 1800$.

Siguiendo con lo nuestro, el año 1943 daría paso a la cazadora B10 que eliminaba a las anteriores B. Madre mía, esto parece Terminator… La B10 se caracterizaba por ser un calco a la G-1, pero con diferentes materiales. La piel se sustituía por tela sintética y el cuello y forro eran de alpaca. Evidentemente era una cazadora mucho menos abrigada, más liviana, que venía en consonancia a las nuevas condiciones de las cabinas de los aviones. Los pilotos ya no necesitaban encenderse un fuego.

Real McCoy B10 jacket

Chaqueta B10 de Real McCoy

La chaqueta salió en dos colores, verde oliva y azul marino, y se convirtió en un éxito de ventas. Todavía hoy podemos ver reproducciones en firmas que eligen este modelo de cazadora para sus colecciones de invierno. Para alejarnos del concepto moda, nosotros nos quedamos con los que no sólo las reproducen porque sea tendencia. Real McCoy, por ejemplo, vende su propia reproducción -muy lograda-, a un precio de 850$.

La B10 solo permanecería en el mercado de aviación un añito. Daría paso a la B-15, que haría lo propio hasta la guerra de Korea. La B-15 era un calco de la B-10, salvo por un par de detalles. Un bolsillito en la parte superior de la manga izquierda para meter un boligrafo -nos acabamos de enterar para que era este bolsillo, pensábamos que era para llevar el piti-, y bolsillos inclinados con corchete en vez de los bolsillos plastón de su antecesora. Alcanzaría una tremenda repercusión en el año 1947, cuando Chuck Yeager rompía la barrera del sonido llevando una B-15.

Para conseguir una como las originales, o bien volvemos a bucear entre el mercado vintage, o nos vamos a una reproducción que conserve la mezcla de algodón y rayón en la tela exterior, propia de las originales.

Marilyn Monroe B15

Marilyn Monroe con cazadora B-15

Después, la B-15 daría paso a la L-2 y MA-1, que vendrían a ser las dos chaquetas con las que más familiarizados estamos cuando hablamos de una bomber. La L-2 tendría dos hijas, la L-2A y la L-2B. Variaciones como tal entre una y otra en cuanto a diseño, pocas. Algunas de las diferencias más reseñables fueron las de cambiar el tallaje numérico 38, 40, 42, al pequeño, mediano, grande, etc; un corte más generoso, una capa exterior de nailon más pesada, y el forro de lana y mezcla de rayón en detrimento del de lana y naylon de la L-2A. 

En resumidas cuentas, y para no liarnos, la L-2B vendría a ser una versión liviana de la MA-1, y la MA-1 vendría a ser la que todos en algún momento de nuestras vidas hemos llevado; la que llegaría a los suburbios ingleses para convertirse en icono del movimiento Skin; la que, pese haberse popularizado entre jóvenes de cabeza rapada y hueca, Alpha Industries ha relanzado año tras año; la verde o azul marino con forro interior naranja, esa es la MA-1, y siempre será nuestra Bomber. 

Steve Mcqueen bomber jacket

Steve Mcqueen con cazadora MA-1

Lo+Relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.