Logotipo SpiffMagazine
Logotipo Spiff Magazine
7 febrero 2022
Autor: Spiff
Conociendo a Germain Tailors

Estaba pensando en todos esos tipos clásicos vestidos rematadamente bien que acaparan los focos de Schuman. A casi todos los he visto con una field jacket, original, o adaptada. Pienso en Cappozoli, Squarzi, Castillo, Pirounis, Grantham… Scott siempre ha tenido y tendrá un don para reconocer estilo, me encanta cómo sabe separar el grano de la paja. En fin, lo que les decía, todos ellos han mostrado alguna vez este tipo de prenda, una chaqueta de origen militar. Pero sin menospreciar a las auténticas -esas M-1943 o M43; verde oliva con múltiples bolsillos, o las M-1965 o M65, probablemente las más conocidas y vestidas-, que he tenido, me gustan y gustarán de por vida, tenía ganas de una field jacket de lana, algo que vistiese más.

En esa búsqueda imparable que ofrece Instagram a través de sus hastaghs y sus algo puñeteros algoritmos, y esas ansias por conocer marcas emergentes de calidad y ver modelos sorprendentes de field jackets, me estampé con una ubicada en Shanghai, ciudad con una larga tradición en la sastrería. Germain y Ling, dos jóvenes franceses y chinos apasionados por este mundillo, se conocieron trabajando para marcas como Beams, United Arrows, Givenchy o Smalto, y decidieron en 2012 crear Germain Tailors.

Lo primero que se me pasó por la cabeza al ver lo que mostraba su red social, era cómo demonios no tenían más seguidores. Había producto de sobra, se destilaba talento en cada una de aquellas prendas. Lo supe sobre todo después de ver sus field jackets en MTO con telas de Abraham Moon, Holland and Sherry, Dugdale Bros o Brisbane Moss. Les contacté y les ordené una de ellas en un Moorland tweed marrón precioso de Holland and Sherry, advirtiéndoles que de salir buena, no sería la última. La verdad es que me quedé con las ganas de pedirles muchas más cosas, había tantas prendas chulas que era difícil elegir sólo una. Un problema, permítanme que les interrumpa, que vengo teniendo desde niño, me cuesta horrores decidirme. Me pasaba de pequeño cuando iba a la tienda de chucherías y mi padre me soltaba como elefante en una cacharrería. Sólo una premisa: Tienes unos cuantos duros; elige qué quieres, si no te decides, no te llevas nada. Mi hermana, mucho más lista que yo, pillaba lo primero que veía. Yo debatía en si una me sabría mejor, si tendría más azúcar o menos -antes el azúcar molaba mucho, no estaba estigmatizado-, si era cara o barata… Al final siempre salía con las manos vacías. Casi 30 años después me pasa parecido con la ropa. Antes, con el RTW era llevadero, pero fue meterme en el MTO, MTM y estresarme hasta el insomnio . Que si ahora te elijo esta tela, que si ahora la cambio por esta otra. Bendita paciencia la de las marcas que me soportan, soy yo y ya me había mandado a la mierda.

Germain Tailors Field Jacket

Germain Tailors Field Jacket

Germain Tailors Field Jacket

Germain Tailors Field Jacket

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, les pregunté a los chicos –sí, soy tipo curioso-, que de dónde venía esa tradición suya por la sastrería. Como muchos otros en el oficio, habían comenzado su andadura en la sastrería por satisfacción personal, porque no encontraban un traje o una chaqueta que les satisficiera del todo. Lo que en España se conoce como un Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como. De nacer por casi un tema presupuestario y de ajuste –un traje bespoke, MTM o MTO no se lo puede permitir todo el mundo, y menos si tienes veintitantos años-, a convertir su trabajo en un negocio, pasó muy poco tiempo.

Hay mucho de tradición napolitana en el corte de sus prendas, hombros naturales (delgados o sin hombrera), telas livianas, sisas altas, cinturas ajustadas pero cómodas… Aunque me indican que siempre están dispuestos a escuchar al cliente y cambiar patrones. El cliente manda, repite Germain. Se le nota a la legua que es el relaciones públicas, el que sabe escuchar y leer los deseos y solicitudes de los clientes, cualidad indispensable para poder triunfar, el que sugiere lo que puede ser mejor para un tipo de cuerpo u otro. Ling es la técnica, el que materializa lo que previamente ha conseguido su socio con el cliente; el ojo agudo y la excelente comprensión del ajuste. Un binomio el que forman los dos, perfecto.

Además, me gusta su transparencia a la hora de describirse: “Ni somos un taller hecho a mano al estilo Savile Row, ni un MTM industrializado de moda rápida. Siempre hemos tenido cuidado en seleccionar sólo el mejor valor por el precio. Es decir, seleccionar telas de los proveedores adecuados y construir un proceso de fabricación verdaderamente eficiente”.

Germain Tailors tiene dos tipos de clientes, el local e internacional que va a su tienda de Shanghái, y el que compra a través de la web. Esta segunda es un tipo de sastrería con una construcción semi tradicional y un claro enfoque en la selección de tejidos. Prendas para usar diariamente, debido a la versatilidad, durabilidad y precio. Yo ya tengo mi field jacket y les puedo asegurar que tal como les he comentado, repetiré.

Lo+Relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.