Logotipo SpiffMagazine
Logotipo Spiff Magazine
16 marzo 2022
Autor: Spiff
Conociendo a Rodrigo Saldaña

En enero de 2021 tuve mi primera toma de contacto con Rodrigo Saldaña. Desde el primer momento conectamos. Los dos sabíamos lo que queríamos, las cosas claras y el chocolate espeso. Cada vez agradezco más el profesional así y evito –si puedo- el verborreico, el que te manda chapas intentando absorber tu know how, el que te come la oreja como el pesado fantasma que entra a la chica sola de la discoteca. Qué pereza. Ayer esa misma chica -bueno en realidad no estaba sola-, me contaba que ella siempre prefería al tipo que iba de frente. Evitar esa seducción infértil, ese prometer el oro y el moro, para luego al final nada; que no hay nada más plasta -y menos elegante, añado yo-, que un tipo al que se le llena la boca de cursilería y romanticismo para al día siguiente olvidarse de tu nombre; que ella prefería al realista sucio, al Henry Chinaski, al que le dice que lo único que quiere es bajarle las bragas; que por lo menos ahí sabía lo que quería y estaba en posición de decidir si sí o si no.

Con el trabajo pasa algo parecido, siempre nos encontraremos a un vendehumos o vendemotos o como Dios quiera que les llamen que hablará mucho, pero trabajará poco. Rodrigo es todo lo contrario, propone y escucha. Y lo mejor de todo, los dos siempre estamos en la misma frecuencia, los dos nos entendemos, pese a su condición de “vikingo”.
Quería hacer este inciso porque a veces nos preguntamos por qué uno triunfa con lo que hace y otro que hace algo parecido, no. El éxito no sólo se consigue con el talento, el éxito es una combinación de talento, suerte, y de sobre todo esfuerzo. Y hay muy poca gente que se esfuerce tanto como Rodrigo, que además desprende talento a raudales.

Ilustración de Rodrigo Saldaña

Ya hemos hecho varias colaboraciones juntos y siempre que surge una nueva, aprendo. Nuestras calls son una constante fuente de aprendizaje, un torrente de ideas, debates de menswear y planes que acaban materializándose o no, pero que da igual porque permanecen en nuestras cabezas.

Rodrigo Saldaña estudió diseño, dirección artística y sastrería artesanal. Su formación más su experiencia en el retail (+ de 10 años enfocada a diseño y MTM) constituye un cóctel molotov que ha llevado al madrileño a desarrollar un estilo de ilustración que plasma a la perfección todo lo aprendido y observado día a día. Rodrigo no es sólo un ilustrador, Rodrigo es también un estilista. Sólo alguien así puede jugar como él lo hace, saber cómo debe caer un traje o un conjunto workwear. Rodrigo se siente bien en casi cualquier contexto. Desde las líneas más clásicas hasta las de más tendencias, aunque nunca llegan a ser tendencias del mundillo fashion, son siempre en esa línea de los Aimé León Doré o Bode que les comentaba hace unos días, clasicismo con pinceladas de streetwear.

Bocetos de Ralph Lauren por Rodrigo Saldaña

Ralph Lauren y John Wrazej

“Me parece esencial que el traje tenga las proporciones perfectas para altura de la silueta sabiendo que estilo te van a aportar esas medidas o diseños. Para mí, los pantalones son el elemento diferencial en los hombres, si tienes un pantalón con un volumen adecuado y la silueta perfecta puedes vestir con una camiseta que vas a derrochar estilo… Me inspira mucho en cómo los Japoneses trabajan los patrones pero sin perder de vista el pasado y de donde vienen esas prendas y cual eran los contextos. Si tuviese que decir (obligado por Gonzalo) que marcas podrían reflejar la inspiración, en ocasiones caos, que hay en mi cabeza, sería una mezcla entre “B+ Umit Benan” “Old Joe Brand” o “Margaret Howell ”y el storytelling de Ghiaia de mi amigo Davide Baroncini entre muchas otras”. Comenta Rodrigo.

Poco o nada sé de ilustración, para ser honesto, pero sé que el estilo de Rodrigo me gusta. “Mi inspiración viene de varias cosas, pero por encima de todo destacaría las siluetas vintage y en cómo se vestían en aquellas épocas y la naturalidad con la que la gente se mostraba. Para mí, la naturalidad de la persona es la que dicta si hay estilo o no en esa silueta.”

“El estilo de mis ilustraciones está claramente inspirado en el estilo ligne-claire famoso sobre todo en Francia, Países Bajos y Bélgica, aunque afinando algunos elementos como las sombras, colores y trazos de línea. Como fuente de inspiración también tengo por costumbre imaginarme qué tipo de vida tienen aquellas personas que observo, sobre todo por cómo visten, aunque también cómo se proyectan ellos mismos a la hora de hablar, caminar…es por ello que la gran mayoría de mis proyectos tratan de representar acciones cotidianas de caracteres, reales o inventados, donde siempre se destacan por su forma de vestir o proyectar un estilo concreto”, continúa el artista.

Yves Saint Laurent y Gianni Agnelli

Ligne-claire, para evitarles buscar en google -ya lo hago yo por ustedes-, es un estilo de historieta de origen franco-belga, que se caracteriza, como indica su propio nombre, por la definición exacta de la línea, así como por el cultivo de la narrativa clásica y el cómic de género. Para que se hagan una idea, Tintin, probablemente el mejor cómic de la historia -no soy objetivo-, pertenece a ese estilo. Estilo cercano al de Rodrigo, pero como apunta el mismo, con matices. “Nunca, y eso lo puedo decir alto, dibujo los ojos ni la boca de la silueta que dibujo, ya que quiero transmitir y poner el foco en la ropa y el estilo más que en los rasgos de la persona (intentando evitar que la gente catalogue una cara a una forma de vestir) Me gusta dar libertad de imaginación a la persona en ese sentido… Lo que quiero transmitir es que no necesitas una determinada cara para proyectar estilo.”

Las ilustraciones de Rodrigo han viajado por todo el mundo, desde ciudades como New York, Toronto, Sydney, París, Amsterdam, hasta países asiáticos; participando en proyectos creativos como el que desarrolló en la famosa Pitti Uomo en Florencia de la mano de Vitale Barberis Canonico, la casa de tejidos italiana. “Lo que destacaría de mi trabajo diario es lo divertido que es poder crear escenas que ni siquiera han existido pero que están en mi cabeza pudiendo ayudar a proyectar de forma creativa las ideas o historias que mis clientes tienen en sus ideas”. Desde Spiff sólo deseamos poder seguir divirtiéndonos juntos. Gracias, Rodrigo.

Lo+Relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.