Logotipo SpiffMagazine
Logotipo Spiff Magazine
Eddie Bauer vintage Kara Koram
6 noviembre 2020
Autor: Spiff
Eddie Bauer

Lo reconozco, estoy obsesionado con Eddie Bauer; no el Eddie Bauer de ahora, el de los orígenes. Espera, primero debería de introducir a Eddie Bauer.

Eddie Bauer no es el artista de moda en las Gagosian, no es un novelista candidato al premio Pulitzer ni tampoco era un posible sustituto del expresidente Trump en el despacho oval.

Si eres americano muy probablemente hayas ya descartado cualquiera de las opciones que presentaba con anterioridad; seguramente hayas incluso visto este nombre impreso en algunos de los chalecos de los abueletes que gastan sus años de jubilación pescando en los lagos y ríos de Connecticut; incluso si eres propietario de un Ford, es probable que hayas visto el nombre de Eddie Bauer por algún lado.

Eddie Bauer fue un señor, sí, un señor de la America rural, no del Upper East Side. Bauer nació en una cabaña localizada en el camino hacia Mount Constitution, la parte más alta de Orcas Island, en el estado de Washington.

El hombre era más rural que las amapolas, y aunque pronto se mudó con sus padres a Seattle, el campo nuca le abandonó. En definitiva se iba a Seattle, no a Venice Beach…

Bauer era un apasionado de la pesca y de la caza. Aprendiendo de los mejores en este sector, decidió abrir con tan solo 20 años una tienda, Bauer Sports Shop. Era Febrero de 1920.

Pese a la apertura, no desaprovechaba la ocasión de poder salir y experimentar sus dos pasiones. Fue esta afición la que atrajo a muchos clientes, que veían en él no a un vendedor, si no a un loco enamorado de las cosas que vendía. El tipo era popular. Tenía un talento innato para el marketing y la publicidad y encima era un excelente tirador, pero no fue hasta 1935 cuando Bauer dio el pistoletazo hacia el éxito. 

Ese mismo año el señor Bauer se vio sorprendido por la meteorología volviendo de un día de pesca. Cuando estaba al borde de la hipotermia, su compañero de aventuras le rescató de lo que podía haber sido algo mucho más traumático. No obstante debió de serlo, porque desde entonces el hombre se le metió en la cabeza hacer una chaqueta contra el frío del Pacífico. Para más inri, su tío le había comentado con anterioridad, que fue una chaqueta lo que le salvó la vida frente al frío de la Guerra entre Rusia y Japón.

En 1940 Bauer patenta su diseño para la primera chaqueta Skyliner. Una especie de chambergo con acolchado en forma de diamantes en el exterior. Bauer se convertía entonces en la única firma con los derechos para producir dicho patrón. Esto le catapultó a la cima durante casi veinte años. La chaqueta era popular porque a pesar de ser liviana, resultaba extremadamente cálida gracias a su plumón.

Eddie Bauer Skyliner

Boceto diseño Skyliner de Eddie Bauer

Eddie Bauer Skyliner vintage

Skyliner Eddie Bauer

Pero Bauer no sólo hacía Skyliners. En 1942, como parte del esfuerzo de guerra, empieza a proporcionar trajes de vuelo y sacos de dormir para los militares estacionados en Alaska y Europa. El negocio parecía entonces ir como un tiro; la fama de Bauer era innegable, sin embargo, era tal el compromiso del de Washington en hacer bien las cosas, que el uso de maquinaria costosa y especializada en tiempos de guerra, así como los contratos renegociados para su trabajo, sucumbieron en una crisis tanto para la firma como para él personalmente. El tipo trabajaba a destajo triplicando turnos y el desgaste era notorio. Al final de la Guerra la conclusión fue que lo que hacían, no era rentable.

Pero claro, los militares ya habían “catado” su producto y fue entonces cuando comenzaron las súplicas. Yo también lo hubiera hecho…

Los soldados volvían de la guerra y lo primero que hacían era escribir a Bauer, ayudando a estimular el enorme negocio de catálogos de pedidos por correo por el que la compañía se hizo conocida. Y es que en los catálogos originales de Bauer, existía hasta una carta escrita y firmada por el norteamericano y directrices del beneficio del plumón de ganso de la firma.

Eddie Bauer catalogue vintage

Catalogo vintage de Eddie Bauer

En 1952 Bauer deja de lado el mundo jara y sedal para aventurarse en las expediciones. Un equipo de ocho montañeros estadounidenses, tres de ellos de Seattle, le solicitan a Eddie una parka de montañismo. Una parka de montañismo de fabricación estadounidense para la primera ascensión al K2, la segunda montaña más alta del mundo. Bauer la fabricó. Su nombre, en honor a la cordillera, Kara Koram.

La parka era de una calidad fabulosa y pese a que los muchachos no pudieron alcanzar la cima por las condiciones climatológicas, la prenda resultó ser un éxito, consagrándose entre el gremio como la parka salva vidas. Todos resultaron ilesos, salvo uno, menguadamente conocido como “The Belay”.

En 1963 Eddie Bauer alcanzaba la cima del Everest. No es que la alcanzara el propio Eddie, no, lo hacía una de sus parkas.

Jim Whittaker Eddie Bauer Everest 1963

Jim Whittaker alcanzando la cima del Everest en 1963

Pero toda ascensión tiene un descenso, y parece que el de Eddie Bauer empezó a fraguarse primero con el retiro del propio Eddie en 1968, y después con la venta a General Mills. La compañía fue perdiendo ese sello personal que le había catapultado al éxito, y en 2009 se declaró finalmente en banca rota.

Tras una reorganización de la empresa, vestir a dos montañistas  -Ed Viesturs y Peter Whittaker- en su ascenso al Everest, y sobre todo, colaborar con Nigel Cabourn en una reedición de la Kara Koram, Eddie Bauer parece que vuelve por los fueros. Por lo menos, a recuperar esos focos mediáticos que tan merecidos fueron en esos años 60. Muchos de ellos todavía focalizados en sus piezas originales, o vintage, siendo algunas de ellas, sobre todo la Kara Koram, auténticos Santos Griales entre los coleccionistas.

VintageEddie Bauer Kara Koram 50s

Ejemplar Kara Koram de los años 50

Lo+Relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.