Logotipo SpiffMagazine
Logotipo Spiff Magazine
Fausto Coppi
12 marzo 2021
Autor: Spiff
¿Por qué el ciclismo se ha convertido en algo cool?

Tuve dudas en escribir o no este post, en abrir una categoría sportswear en la tienda de Spiff. Pensé en todos aquellos snobs del classic menswear que sufren de alguna patología del tipo coprolalia o algo parecido, que balbucean y sueltan improperios cuando algo se salta las normas o no es cómo ellos demandan. Esos mismos que quedan los viernes juntitos en sus clubes rancios de caballeros elitistas y critican a uno por llevar una cosa y al vecino por llevar un traje mejor que el que ellos llevan, esos que buscan la confrontación independientemente del motivo que sea… Me los imaginaba así, cuestionándose si la ropa de deporte, las zapatillas o los tatuajes eran o no característicos de un gentleman. Esos mismos que como dice mi amigo Diego Martín, se ponen el hashtag de gentleman en Instagram a modo de auto homenaje. Lo pensé mucho, pero qué demonios, me gusta la ropa de deporte tanto como los trajes, o el denim, o los relojes. Ropa de deporte para hacer deporte, claro, o para menesteres poco formales. El chándal con tacones nunca ha sido una debilidad, aunque, con la introducción de arriba, no seré yo el que lo critique. Que cada uno vista como le plazca.

Leía un interesantísimo artículo de Tyler Willson para Hypebeast -aquí citamos fuentes, que es lo que me enseñaron en la carrera-, explicando cómo la ropa de ciclismo y el ciclismo en general, se han convertido en un fenómeno que está más cercano a la moda que al deporte en sí. Uno de los datos que daba era que según un estudio reciente de Statista, la industria de la ropa de ciclismo había crecido en los últimos 10 años, más del 200 por ciento, valiendo, actualmente, más de 3,27 millones de dólares. ¿Por qué iba a hacer caso a los puristas del menswear cuando los datos me decían todo lo contrario? Además, el objetivo de Spiff siempre ha sido el de vender un lifestyle un tanto premium, y mi idea de ciclismo y de las marcas de ropa que lo engloban, no dejan de transmitir ese mensaje. Seguramente una de las firmas que mejor ha sabido hacerlo es Rapha, y es más que probable, que todo este auge del ciclismo y de la ropa de ciclismo del que os comentaba, venga como consecuencia de su irrupción en el mercado. ¿No conocéis Rapha? Deberíais.

La primera vez que descubrí esta firma londinense, ni siquiera me gustaba el ciclismo. Rápidamente caí en el efecto moda, el mismo que sufrí con Deus Ex Machina y sus caferacer. Me compré hasta una moto con el afán de parecerme a Steve Mcqueen en su Husqvarna. No duré mucho con ella; era preciosa, pero vieja y delicada, y yo no tenía idea alguna de mecánica, por lo que decidí venderla.

La bici ha sido diferente. Cuando me compré la moto, ninguno de mis colegas me acompañaron e hicieron lo propio, pero con la bici sí. De repente varios nos hicimos con unas cuantas bicis gravel –otro fenómeno paranormal-, y desde entonces, se ha convertido en una religión. Supongo que la pandemia ha influido en nuestras vidas; ese deseo por mantenernos sanos, físicamente activos… ¿Os acordáis del confinamiento? Cuando veíamos cientos de videos en Instagram de gente haciendo burpees… Sí, esa misma gente que para recorrer distancias de un kilómetro cogía el coche… Pues eso, todos nos volvimos un poco locos, y cuando nos dejaron salir, la bici se convirtió en algo divino. Naturaleza, sensación de libertad, deporte… 

TAnLine

SS20 Lookbook TAN LIИE

Creo fehacientemente –espero que el tiempo no me contradiga-, que esto ya no es una cuestión de moda, me apasiona, me libera de todas esas presiones que se acumulan durante la semana, es algo mágico. Pero claro, se hacía raro que alguien como yo, al que le gusta vestir bien, o lo que uno entiende por vestir bien, llevase ropa de ciclismo fea y bicis feas, y, de repente, empecé a obsesionarme; carbono, Ultegra, titanio, acero, Shimano grx, Pas Normal Studios, Open… Me había convertido en un freak.

Hace años el ciclismo -más bien la ropa de ciclismo-, no era atractiva. Si Spiff Magazine tuviese la propaganda que tenían aquellos maillots de los noventa, muy probablemente estaríamos ahora escribiendo desde las Seychelles. Estéticamente era horroroso, una especie de tablón de anuncios estampado en una camiseta. Un despropósito. Pero en 2006 llegó Rapha y recuperó esa esencia de los uniformes de antaño, en lana merino y colores neutros. Rapha le daba una vuelta a la propuesta de L’Eroica –que venía trabajando en patrones vintage y reivindicar el ciclismo de Fausto Coppi-, y aprovechando el anhelo de una estética de ciclismo clásica, empezó a diseñar prendas que fueran funcionales, pero elegantes. Además, no sólo se dedicó a diseñar ropa, desarrolló una cultura y un lifestyle detrás de la marca a través de cafeterías y la creación de clubes lucrativos para miembros (Rapha Cycling Club), consagrándose desde ese momento, en una referencia de firma entre los ciclistas. No estábamos ante una firma cualquiera, no era simple deporte, era un culto. Para más inri, en 2007 empezó su periplo de colaboraciones con firmas de moda, desde Paul Smith, hasta Bang & Olufsen, pasando por una realizada con la firma de skateboarding Palace, hace unos meses, que no dejó indiferente a nadie. Si quieres hacerte algo de Rapha por Palace, prepárate a soltar billetes en Ebay o en cualquier portal de segunda mano.

palace-rapha-collaboration

Rapha x Palace

Karl-Oskar Olsen, diseñador de moda danés, se da cuenta de este boom y en 2014 co-funda Pas Normal Studios, lanzando su primera colección en 2015. A diferencia de los británicos, que a menudo miraban hacia el pasado, el danés se inspira en la moda actual. Sus diseños son un híbrido perfecto entre el minimalismo, clasicismo y vanguardismo. Pas Normal Studios, como pasaría con Rapha, se convierte entonces en una obsesión entre cientos de ciclistas –me incluyo-, un tanto snobs e instagramers. La repercusión de PNS es tal que su colección cápsula con la firma japonesa Descente, y que incluye ropa casual, se ha convertido en objeto de deseo entre fashionistas.

Para intentar romper la oligarquía de poder de estas dos firmas, han surgido muchas a su alrededor. Pero sin lugar a dudas la que ha acaparado parte de nuestro corazoncito, por ser paisanos, emprendedores, y porque, siendo honestos y objetivos, son muy buenos, es TAN LIИE . Jorge, su creador, define sus diseños como sobrios, minimalistas e inspirados en las tendencias actuales de la moda. Y tiene razón, porque sus diseños oscilan entre el minimalismo más estricto, maillots con un único color y el logo en miniatura, hasta tendencias actuales en moda como el animal print o el tye dye, dos de sus últimas colecciones de maillots.

TanLine-cycling-tyedye

Detalle maillots animal print y tye dye.

Una marca de ropa ciclista, en búsqueda de un diseño atemporal, limpio y elegante en ropa técnica con los mejores materiales para conseguir ese máximo rendimiento. Esa unión entre el deporte de resistencia con el mejor diseño y el mundo de la moda sostenible, hace de TAN LIИE, una de nuestras marcas favoritas. Si no la conoces, tranquilo, pronto la tendremos en nuestra tienda.

En el otro lado, en el de las bicicletas, no en el de la ropa, tenemos a Rizzo Cycles. Rubén Durán empezó a fabricar cuadros de bicicletas por el simple hecho de no haber tenido nunca antes un trabajo con un horario regular. Sentía la necesidad de cubrir ese vacío de horas y quería hacer algo útil. Coincidiendo con una época de aficionado al piñón fijo, empezó a fabricar cuadros para él mismo y sus amigos, hasta el día de hoy, que se ha convertido en todo un sello del ciclismo bespoke.

Si un traje de Dalcuore o de Serna o de Liverano, por citar algunos, es una obra de arte, los cuadros de Rubén no se quedan atrás. Estás adquiriendo un producto exclusivo y a medida para ti. Rubén utiliza tuberías Columbus para todos sus marcos y hace soldadura TIG. Y no, el tener una bicicleta de acero no significa tener una bicicleta lastrada, el acero moderno nada tiene que ver con el de antaño. Para que os hagáis una idea, las tuberías de los cuadros de carretera de Rubén tienen grosores de 0,6mm y 0,45mm en el centro del tubo.

“Todo ese rechazo que puede generar el acero como material en bicicletas, se contrarresta en el gravel. Las características del acero y sus beneficios, que bajo mi opinión se manifiestan en todo tipo de disciplinas, lo hacen mucho más en el gravel”, dice Rubén. “Casi todos mis pedidos van por ahí, gravel y carretera con frenos de disco”.

Rizzo cycles

Bicicleta Rizzo Cycles

Rizzo Cycles

Rubén Durán trabajando

Foto: Gianfranco Tripodo.

Los tubos se eligen teniendo en cuenta las preferencias, el peso y el estilo de conducción del ciclista para crear un cuadro que se adapte mejor a sus necesidades y gustos. Antes de todo ese proceso de fabricación handmade, hay un tiempo para el dialogo artista-cliente. El conocimiento del uso que se va a dar a la bicicleta y los gustos del cliente son esenciales para realizar una bicicleta 100% a medida y en exclusiva para el futuro consumidor de una Rizzo. Cuando todo eso está claro, empieza el proceso de fabricación y customización del cuadro. Un proceso que puede alargarse hasta los 4 meses.

“En hacer el cuadro en sí, tardo unos 3, 4 días, pero hoy el mundo está del revés y todos los proveedores están faltos de material, la logística es complicada. Si yo hiciese el mismo cuadro para todos sería muy fácil, pero no es lo que hago…” Tranquilo Rubén, como dicen por ahí, las cosas bien hechas, conllevan su tiempo.

 

Lo+Relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.